Historias

La Fotografía Familiar

marzo 13, 2016
La fotografía familiar, rutafotografica, Ruta Fotográfica

Fotografía y lectura

La Fotografía Familiar, Ruta Fotográfica, rutafotograficaTenía tres años y medio cuando murió mi padre. No recuerdo mucho de él por lo que sus manías, gustos y pasiones los supe a través de mi madre y el resto de la familia. Era abogado penalista, escribía, le encantaba la música y tenía dos grandes pasiones: la fotografía y la lectura.

Desde pequeña me enseñaron que los libros son sagrados. Heredé de mi padre una grandísima colección de libros que he ido leyendo poco a poco y que inevitablemente se ha ido reduciendo debido a mis continuas mudanzas. Cuando te mudas mucho aprendes en carne propia que nada es permanente pero siempre hay algo a lo que te aferras. Las fotografías tienen algo de magia y algo de contradictorio. Cuando aprietas el disparador de la cámara el momento queda de inmediato en el pasado pero a la vez has capturado ese momento para hacerlo perdurable en el tiempo. Cuando ves mucho una fotografía te ayuda a recordar o a no olvidar. En esta imagen mía con mis padres yo tenía dos años y medio, sin embargo recuerdo el momento en que nos tomaron esa foto y así he podido conservar ese recuerdo que como las fotografías a veces se destiñe un poco, pero ahí está presente, de los escasos momentos que pasé con mi padre.

La fotografía familiar, rutafotografica, Ruta Fotográfica

La magia de mirar fotografías

Otra cosa que aún conservo es la cámara de mi padre, una Leica M3, ahora de colección. Con ella me tomó muchas fotos aunque su modelo favorita era mi madre, una mujer espectacular en su juventud. Mi padre era muy metódico y apuntaba todos los datos de cada fotografía que tomaba. La Fotografía Familiar, rutafotografica, Ruta FotográficaTambién tengo montones (cuando digo montones es porque son montones) de fotos de mis abuelos y de mi madre y mis tíos cuando eran pequeños, fotos que datan de principios del siglo XX. Esas sí que me han acompañando a lo largo de mis viajes y mudanzas. En ellas hay personas que ni siquiera llegué a conocer, como mi abuela paterna por ejemplo y amigos de la familia; excursiones a la playa y a la montaña; retratos frente a coches antiguos. En fin: maravillas. Algunas de estas fotografías están desteñidas, ajadas, arañadas y hasta rotas pero no importa, las conservo como joyas y a veces, en ocasiones especiales, cuando vienen mis hijas de visita las sacamos y pasamos horas mirando, recordando y reconstruyendo historias.

Si tienes que dejar tu casa en un apuro para nunca más volver, ¿qué te llevarías?

Cuando daba clase de fotografía en la universidad, solía hacer una rutina de preguntas para que todos nos presentáramos, la última pregunta era: Si hubiera un terremoto o incendio y tuviereis algo de tiempo para coger lo más importante antes de salir huyendo ¿qué cogeríais? La mayoría de las personas suelen responder que cogerían las fotos, los álbumes familiares. Ahora probablemente sería el ordenador.

Pero en general, todos queremos siempre llevarnos nuestros recuerdos, las imágenes de nuestros antepasados y de nuestros hijos. Son esas cosas que no tienen valor para nadie más sino nosotros mismos y eso es lo que lo hace tan especial. Es por eso que en mis más de 15 mudanzas en los últimos 18 años he ido liberándome de muchas cosas menos de mis fotografías.

La fotografía como recuerdo, rutafotografica, Ruta Fotográfica

Aunque la experiencia de tocar las fotos antiguas en papel e inclusive sentir su olor es insustituible, la tecnología nos permite ahora conservar esas imágenes en forma digital y darles una vida nueva. Podemos escanear las fotos, limpiarlas, restaurarlas y guardarlas digitalmente o imprimirlas de nuevo en un libro fotográfico o individualmente para que vivan en un marco de retrato. Podemos duplicarlas o hacer múltiples copias de libros para dejar como legado a nuestros hijos. Ese es uno de mis proyectos en marcha que voy haciendo poco a poco: “Proyecto Familia”.


You Might Also Like

4 Comentarios

  • Reply Iraida Zambrano marzo 13, 2017 at 4:40 pm

    Como siempre, disfruté mucho de tu recuento fotográfico. Y me parece una excelente idea que retomes estos relatos sobre tu vida. Gracias amiga por compartir. Te debo varias sonrisas.
    Iraida

    • Reply rutafotografica mayo 8, 2017 at 1:37 pm

      Gracias a ti Iraida, que tomas parte de tu tiempo para leerme y comentar, eso es muy motivador para mí. Un fuerte abrazo.

  • Reply Ana Sabate marzo 13, 2017 at 7:13 pm

    Amiga muy interesante, entretenido y enriquecedor tu proyecto. Dios te siga dando experiencias para tener mucho más que recrear, aunque ya tienes bastante. Estoy siempre pendiente de ti y tus cuentos, ja,ja…. Miles de bendiciones a ti y a tu gran familia.

    • Reply rutafotografica mayo 8, 2017 at 1:35 pm

      Lo mismo para ti Ana, siempre te recuerdo con muchísimo cariño. Ojalá que pronto podamos coincidir y vernos personalmente. Un beso grande.

    Déjame Un Comentario